viernes, 20 de marzo de 2009

Casi Jueces de la Corte I: Ricardo C. Núñez




Sería un mal signo si en medio siglo no hubieran variado mis opiniones. RCN

Inaugura tentativa de nueva sección en este blog: Casi Jueces de la Corte. Siempre me interesó mucho la historia de la Corte, cómo llegaron los que llegaron, quién los propuso, por qué los propusieron, qué trayectoria tenían, que hicieron en la Corte, por qué renunciaron.

El primer casi juez es Ricardo C. Núñez (RCN), muy conocido penalista cordobés (por lo menos acá en Córdoba, hasta hace no mucho era EL autor de derecho penal que usaban los tribunales y se usaba en la facultad. Hoy ya no está tan en las alturas, posiblemente porque ya han pasado al menos dos generaciones de penalistas, y muchos de quienes hoy ocupan los cargos de titular de cátedra (casi los dueños de esas cátedras) no fueron discípulos directos de RCN. Cuando cursé Penal I (año 2000) el manual de Núñez era la bibliografía obligatoria sugerida en al menos dos de las tres cátedras, aunque me tocó estar en la cátedra C y cursara con el excelente profesor Carlos J. Lascano (h) (en ese momento Ministro de Justicia, se tuvo que ir por pedir que los jueces paguen el impuesto a las ganancias), que tenía su propio libro, hecho con todos los profesores de su cátedra.

Quizás la obra más famosa de Núñez, más allá de los manuales de parte general y parte especial, sea su monumental Tratado de Derecho Penal, de 7 tomos. Me acuerdo, cuando era más un niño que ahora, haber leído varias páginas de este tratado, que realmente estaba muy bien escrito, era muy ameno [no así los Manuales] y muy completo. Un libro que leí y me pareció muy bueno fue La acción civil en sede penal, en el que se mete en este tema, no tan sencillo, con mucha claridad.

Sabía que RCN había sido vocal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Córdoba, pero el dato de que RCN fue un casi juez me lo pasó el amigo-blogueril VLPIANVS. La anécdota figura en el libro del criminólogo Luis Marcó del Pont, Núñez, el hombre y su obra, (que amablemente me mandó VLPIANVS) de la editorial cordobesa Lerner (la misma que editó todos libros de RCN), y de acá sacó casi todos los datos de este post.


I. NÚÑEZ EN EL TSJ.

Una cosa que me enteré, y que me cayó muy bien, es que RCN no era solo un gran y prolífico escritor de obras jurídicas, sino que también vivió el derecho, trabajando como juez, como asesor y como abogado. Me parece muy difícil la ecuación excelencia académica + excelencia profesional pero, al parecer, RCN pudo resolverla.

Desde 1940 a 1947 RCN fue Secretario de la Sala Penal del TSJ. En 1947 el gobierno de Perón interviene la provincia, incluyendo al Poder Judicial. El ministro de justicia de la intervención se presenta, y saluda a RCN, que lo deja con la mano extendida. Inmediatamente renunció, pero no le aceptan la renuncia, y lo echaron.

En 1955, después del derrocamiento de Perón, acepta el cargo de juez del TSJ. En 1958 es elegido Arturo Zanichelli, quien lo confirma en el TSJ. En 1960 renuncia por la intervención militar en la provincia. Después se arrepentiría públicamente, en su texto de renuncia al TSJ, de haber aceptado este cargo de un gobierno de facto.

De su actuación como juez del TSJ, dos cosas que me parecieron muy positivas: (una) para RCN la declaración del imputado tomada sin la presencia del abogado defensor era nula. Cuando la intervención militar de 1960 puso nuevos jueces en el TSJ, se volvió a aceptar que la presencia del defensor es “optativa” para el imputado. (dos) fue defensor de los trabajadores, y trató de poner coto a típicos abusos como la imposición de multas por parte del empleador (y la correlativa retención de los salarios del trabajador), y el no pago de las vacaciones no gozadas.

En su renuncia al TSJ reconoce que aceptar el cargo ofrecido por el gobierno de facto fue un error, y pide disculpas a los cordobeses por haber sido juez. Esto muestra otra cosa bien interesante, que es que RCN tenía una permanente autocrítica (como dice Marcó del Pont). No abunda en el poder judicial la autocrítica. Aplauso largo por esto.

II. ¿NÚÑEZ A LA CORTE?

Durante la dictadura de 1976/1983 le ofrecen ser juez de la Corte, pero no acepta. Otro cordobés, constitucionalista, acepta ese puesto, Pedro J. Frías. Los militares buscaron a RCN en el Instituto de Derecho Penal de la Facultad de Derecho de la UNC, donde trabajaba, y no pudieron convencerlo y le insinuaron que le harían una “visita” en su domicilio, a lo que RCN les aclaró que jamás las botas pisarán mi casa.

Cuando Alfonsín fue elegido, se rumoreó, e incluso figuró en la prensa la posibilidad de que RCN fuera designado juez de la Corte. Pero Alconada Aramburu, Ministro de Educación y Justicia de Alfonsín, ofreció el puesto a Ítalo Luder, que había sido el candidato presidencial del PJ, derrotado por Alfonsín. Esto molestó mucho a RCN, quien afirmó que no puede utilizarse políticamente a la Corte.

Según cuenta Marcó del Pont, algunos penalistas cercanos a Alfonsín, como David Baigún y Jaime Malamud Goti, y algunos dirigentes políticos del radicalismo, como M. Teresa Merciadri de Morini (aquella que llego a la Comisión Interamericana por el Cupo Femenino) intentaron convencer a Alfonsín de que designara a RCN. Alfonsín respondió que durante la campaña la UCR había designado a otro penalista cordobés, José Severo Caballero, que también había sido vocal del TSJ de Córdoba (1963-1966, fue cesanteado por los militares), por sugerencia del vice-presidente Víctor Martínez (del ala más conservadora del radicalismo).

Respecto de la labor de la Corte, y de las condiciones que tenía que tener un juez, RCN tenía algunas curiosas ideas. Afirmaba que solo iría a la Corte si fuera acompañado de gente que ha aspirado a la República, que no iría acompañado de un civilista, porque las leyes civiles son leyes mezquinas, les hipócritas, y que la Corte debería estar integrada con hombres que dominen la casación y el recurso extraordinario, porque esos son los verdaderos juristas.

Marcó del Pont se lamenta de la designación de José S. Caballero (JSC), y que pesara más ser el abogado del partido que tener una trayectoria como la de Núñez. Cuando Carrió dejó la Corte, Caballero fue su presidente hasta 1989, en que renunció en medio del proceso de copamiento de la Corte por parte de Menem. Siempre son dudosos los contrafácticos, pero tengo la impresión de que me hubiera gustado más RCN en la Corte que JSC, quien votó en disidencia en el caso Sejean (que admitió el divorcio vincular), a favor de la constitucionalidad de la obediencia debida en el caso Camps (junto con Fayt, Belluscio y –sí, ay- Petracchi, y con la única disidencia del gran juez Jorge Bacqué), y en disidencia también en Bazterrica (donde se declaro la inconstitucionalidad de la penalización de la tenencia de estupefacientes para consumo personal).

Si hiciera una selección de casi jueces de la Corte como aquella de Saber Derecho, creo que RCN sería un excelente stopper, quizás con alguna rusticidad – conservadora, pero sin duda un defensor comprometido de los derechos de los más débiles.


LINKS.
· La Cruzada de Núñez contra el derecho penal autoritario, ponencia de Carlos J. Lascano (h) al XI Congreso de Derecho Penal y Criminología, acá.
PS: tengo un par de nombre de casi jueces en mente, acepto otros!

8 comentarios:

Anónimo dijo...

hola martín
muy buen post.
che, a mi también me interesa mucho las cuestiones de la historia de la corte, sus integrantes, etc.
ademas de oyhanarte, alfonso santiago y oteiza, tenés alguna bibliografía para recomendar?
saludos
federico

VLPIANVS dijo...

Vinculado con "aquella selección" de jueces de la Corte, comienzo con un estribillo que bien podría haber cantado la hinchada de Clemente:

Borom bon bón
Borom bon bón
a Ricardo Nuñez
la Seleccion

En la U.N.de Rosario muchas veces me sentí como el hincha de Camerún cuando decía que estudiaba del Manual de Nuñez de Penal II; y después de oir a un profesor de esa materia que recomendó no leerlo, yo lo llevaba todos los dias en mi mochila y lo sacaba a propósito en clase, para que sus tapas rojas iluminaran el aula en donde la ciencia penal pasaba silenciosa o entraba mutilada...

Gracias colega por la mención. Es una distinción colaborar en tu blog.

En cuanto a los contra fácticos, con un hipotético partido Nuñez - Soler se puede hacer un pic nic en el parque Sarmiento -para regocijo del Dante y del Oso-: se sacarían mas chispas que si enfrentásemos a Tru La La y Chébere mano a mano contra todos los cantantes que se les fueron y armaron sus propias bandas.

A modo de muestra: Soler, que se habia cansado de decir en su tratado que LA LEY ES LA UNICA FUENTE DEL DERECHO PENAL, fue luego de eso el escritor a sueldo de todas las dictaduras que se metieron a reformar el Código Penal.

Y semejantes reformas no son leyes, en palabras del propio Soler, y por tanto no pueden dar origen al derecho penal.

En definitiva, borró con el codo y legisló de facto; por eso "el origen bastardo de una reforma", que en realidad fueron varias, en el lapso de treinta años, todas de la pluma de Soler, hasta un proyecto de reforma del C.P. del año 1979 en plena orgia de sangre...

Ni hablar de su dictamen en "Siri" y otros delicatessen.

Aún asi Nuñez se saca el sombrero en la última despedida a quien reconocía como el fundador de la dogmática penal argentina, en "SIGNIFICADO DE SEBASTIAN SOLER PARA EL DERECHO PENAL ARGENTINO", que escribió con motivo de su fallecimiento.

Nuevamente gracias.

ElCebador dijo...

Totalmente de acuerdo con la falta de amenidad del Manual de Nuñez, que creo, principalmente se debe a sus "actualizadores".
Tuve la suerte (?) de tener que estudiar penal 1 del "Manual" y les juro que había que leer 2 ó 3 veces cada parrafo para entenderlo.
Muy buena reseña bibliográfica carreril, quien vendrá ahora??
Sugiero en algún momento nos informes sobre Raúl "el Zafa" Zaffaroni, interesante personaje.

VLPIANVS dijo...

No lo dudes amigo, ha sido para buena fortuna haber estudiado del manual de Nuñez.

Es verdad, el manual de la parte general es un poco difícil, pero así y todo son mas las partes didácticas e inteligibles que las de lectura ardua (me refiero al manual clásico, el de tapas azules o bien blancas, 1ª edición y reimpresiones, no a todo lo que vino despues con Rinaldi y demás)

Yo pienso que la dificultad surge porque condensa en su corta extensión los dos tomos en los que se desarrolla la parte general en el tratado. Es un esfuerzo de síntesis e indudablemente sus páginas pueden resultar densas.

Martín Juárez Ferrer dijo...

Federico,
mirá,
*ultra recomendado: hacer la corte, de horacio verbitsky, habla sobre el copamiento de la Corte por Menem, pero también de la Corte de Alfonsín. Muy muy bueno.
*historia política de la corte, de arturo pellet lastra (Ed. Ad Hoc)(1900-1990) esta bueno, interesante.
*Hay un libro de Pablo Manilli, de Ediar, no lo he leído, Gustavo Arballo publicó una reseña acá: http://www.saberderecho.com/2007/11/manili-la-corte-suprema-de-1863-2007.html -En este post también hay interesantes comentarios sobre ser un juez, que debe tener un juez para serlo, y citan alguna otra bibliografía interesante
*también hay un libro de alejandro carrió, no tengo en mente más datos, salvo que creo que es hammurabbi
*unos papers super largos sobre la historia de la corte (muy muy buenos, pero quizás demasiado exhaustivos) en la revista del instituto de historia del derecho:
http://www.salvador.edu.ar/juri/reih/2dadel1/I5.pdf


VLPIANVS:

sobre SS/RCN he leído poco de la polémica, algún día capaz posteo algo sobre eso, pero tendría que ponerme a leer mucho sobre ese tema. Horrible vicio el de aceptar cargos en gobiernos de facto, coincidimos en eso, aunque incluso RCN se vio tentado y aceptó, aun cuando después se arrepintió (muy bien x eso)

Cebador, es muy posible que la falta de amenidad se deba a los "actualizadores". El tratado es muy muy ameno! sobre zaffaroni a lo mejor leo algo y escribo, quiero leer Estructuras Judiciales, desde los posts de lucas A. en su blog me dieron muchas ganas!!!

saludos a todos!

martín

Carlos Martínez dijo...

Hola Tincho, aca desde el otro lado del charco leyendo un poco tu blog para pasar el rato... una recomendacion para casi-jueces de la Corte: Aida Kemelmajer de Carlucci. Ha escrito de un montonazo de temas de distintas materias (administrativo, civil y comercial, etc.) y ademas de ser una gran persona (al menos esa fue mi impresion las veces que la salude y asisti a algunas de sus conferencias), me animo a decir que la tiene muy clara con el derecho, y es muy laburadora en la Corte de Mendoza. Ademas, es mujer, por lo que pega por la cuestion de genero! disculpas por la ausencia de acentos! un abrazo

Anónimo dijo...

La tecnología es maravillosa, pero es lamentable al mismo tiempo, en tanto permite a estúpidos como el que escribió esto publicar cosas sin investigación, estudios previso, ni informarse a cerca de que Ricardo Nuñez fue uno delos juristas mas brillantes del Siglo XX

David dijo...

A mi también me interesa conocer las historias de la corte y para eso internet es una gran fuente de estas cuestiones y por eso trato de saber sobre esto cuando navego. En mi alquiler de departamentos temporarios en buenos aires suelo averiguar por estas cosas