domingo, 29 de noviembre de 2009

Separados pero Iguales. Homosexualidad, Matrimonio y Adopción



Salgo de mi ostracismo tesístico para comentar algunas cuestiones que me interesan del muy interesante y muy importante tema de la homosexualidad y el matrimonio. O de forma tal vez más polite, de la protección a formas familiares no ortodoxas.

Una primera cosa: tengo la impresión de que en la consideración “popular” este tema es uno de los que más ha evolucionado en los últimos, digamos, diez años. Soy clase 1982, y no se desde cuando tengo bien registrada la “opinión pública” sobre el tema, pero me parece que desde mis primeras nociones televisivas sobre la homosexualidad (me acuerdo de Cris Miró, mediados de los 90) a hoy las ideas en cuanto a este tema han progresado muchísimo. Dos hitos: (Hito 1) Recuerdo que un amigo, a sus quince años, le pareció muy divertido, al ver a Cris Miró en Miramar, escupirle. Tremenda vejación a quien tan solo eligió algo distinto. (Hito 2) Hace un par de meses, charlando con mi viejos y algunos amigos (políticamente en una línea liberal católica nacionalista -¿existe coherencia posible en esta mixtura?-) pasaron de la total oposición al matrimonio gay a la aceptación de la “unión civil” con efectos idénticos al matrimonio –dejando a salvo la cuestión de la adopción”. No pude convencerlos de que la discriminación de darles un distinto nombre a unas y otras formas de familia. Pero es un avance.

En este increíble año legislativo -¿es realmente el Congreso una escribanía? No lo creo- uno de los proyectos más impensados (al menos para mí) es el de la derogación del requisito de sexos distintos para que haya matrimonio. En criollo: que para que haya matrimonio solo hagan falta dos personas, sin importar su sexo biológico. Para mí tan impensado como la legalización del aborto y su tratamiento en un marco de política social. Algo que pensé que nunca iba a pasar. Esto está pasando, y se está pensando, y aunque no tengo el dato preciso acá, y es tarde para buscarlo, y no quiero perder la inspiración, hasta las encuestas de La Nación salen a favor del matrimonio homosexual. Debatirlo, discutirlo, tener que argumentar para sostener el statu quo: esto ya me parece ultra valioso, super importante.

……

MATRIMONIO / UNIÓN CIVIL. En esta línea de apertura de debate y consideración del tema, otro enorme avance es la declaración de inconstitucionalidad del requisito de sexos distintos para el matrimonio. Hace unos días leía un muy buen artículo de RG en Doxa, donde recordaba la tremenda expresión separados pero iguales. A este género pertenece la distinción matrimonio / unión civil. Está todo bien, suban al bondi, pero ustedes van ahí atrás, donde dice “unión civil”. A la parte de matrimonio no, eh? Bien por estos Rosa Parks que van por todos los derechos, incluido el nombre.

Llamar unión civil a un tipo de institución familiar y a otro matrimonio no es tan solo semántica. Es política. Es ideología. Y también es discriminación. Intenta mostrar que pese a que ambos están en la misma posición, aun dentro de esta igualdad hay diferencias. Y el hecho de que la idea de matrimonio derive de x palabra, de x institución, de que tradicionalmente se lo entienda ligado a la unión de hombre + mujer, no son razones suficientes para negarle este “título” a las familias de esquema no tradicional, entre las que se encuentra el matrimonio de personas del mismo sexo. El nombre distinto quiere marcar un diferencia, un acá tradicional, y un allá, ustedes, que tienen que decir gracias por esto, y nunca olviden que somos bien distintos, por eso ustedes se llaman distinto.

Matrimonio es la unión de dos personas, unión bien particular que implica una o unas ciertas ideas de familia. Si no negamos la unión de personas de idéntico sexo (piso del cual estimo parten los lectores del post), no hay razones de peso para no darles el mismo nombre. Y son quienes dicen que no se tiene que llamar igual quienes deben aportar razones suficientes para sostener su posición. La tradición, la naturaleza, los siglos pasados, no son argumento suficientes contra la igualdad.

……

EL MATRIMONIO Y SU PROYECCIÓN EN LOS DERECHOS DE LOS CONTRAYENTES. Supongamos que por vía judicial o legislativa el matrimonio de personas del mismo sexo finalmente encuentra cabida en el derecho argentino. Esto implica un montón de cosas. Primero, un enorme paso en reconocimiento de derechos de personas que han sido postergadas y discriminadas duramente. En segundo lugar, pero no menos importante, la institución jurídica “matrimonio” constituye un importantísimo paraguas de protección de derechos. En muchas áreas ya había equiparación entre uniones homosexuales y matrimonios, fruto de largas luchas, como por ejemplo en cuestiones previsionales. Hay otras dos áreas que creo son de enorme importancia: la sociedad conyugal y los derechos hereditarios de los cónyuges, y la cuestión relacionada con la filiación. En estas áreas se evidencia la debilidad de la “unión civil” como mecanismo de protección de la familia y de la pareja homosexual. Vamos con la cuestión económica: la unión civil, en Argentina, por una cuestión de competencia, solo facilita algunas cuestiones en materia previsional, y puede facilitar la prueba de la existencia de una sociedad de hecho entre dos personas, pero está muy lejos de brindar la protección al cónyuge más débil que da la figura de la sociedad conyugal, íntimamente ligada al matrimonio. Ni hablar de los derechos hereditarios. A la muerte de una persona soltera sin hijos, lo heredan sus padres, hermanos o sobrinos.

La unión civil, en nuestro país, solo existe en la Ciudad de Buenos Aires. Como la Ciudad no tiene competencia en materia de legislación de derecho privado, no puede regular estas cuestiones. Pero la hipotética sanción por el Congreso de una norma que regule uniones civiles sería un paso considerablemente menor en comparación a de la equiparación del matrimonio homosexual al heterosexual. Por lo pronto, habilitaría asimetrías entre la unión civil y el matrimonio que exceden al nombre de la institución, tales como estas cuestiones, bien sensibles, relacionadas con la sociedad conyugal y los derechos hereditarios de los cónyuges. La derogación del requisito de sexos distintos en el matrimonio impediría estas desigualdades y usando los términos constitucionales, implicaría el afianzamiento de la justicia en éste ámbito.

……

HOMOSEXUALIDAD Y FILIACIÓN. Este es quizás el tema en el que hay menos consenso. Muchas personas que apoyan el matrimonio homosexual son reticentes a las cuestiones que se relacionan con la filiación. Creo que esto también es parte del prejuicio homofóbico, tan extendido y ramificado. La orientación o las preferencias sexuales no son fácilmente imponibles por los padres. Y creo que justamente muchos homosexuales serían especialmente sensibles –y contrarios- a los intentos de manipulación de las preferencias sexuales de sus hijos, por haber vivido, la gran mayoría, las dificultades inherentes a sus preferencias.

Este tema puede separarse en dos cuestiones: (1) los hijos biológicos de personas homosexuales; (2) adopción por parte de homosexuales. Respecto a la primera cuestión, simplemente alcanza con constatar que esto existe: las personas homosexuales no son estériles (per se) y perfectamente pueden tener hijos. No podría impedirse la procreación a personas por su preferencia sexual. Hay un punto donde esto se vuelve problemático: cuando en una pareja homosexual se decide concebir un hijo, y este hijo solo se adscribe a uno de los padres o madres (el que tiene una relación biológica con el niño). El niño tiene una realidad familiar disociada de la situación jurídica. De tal manera, solo tendrá la obra social del padre o madre biológica, pero no del otro padre o madre, y de igual manera con sus derechos hereditarios, derecho a requerir alimentos y otros derivados de la situación de hijo.

En relación a la adopción por parte de parejas homosexuales es el terreno donde quizás el consenso es más débil. En esto se evidencia la subsistencia del prejuicio homofóbico. Ante la situación de desamparo que implica la adoptabilidad de un niño, tanto por razones tanto jurídicas –que imponen atender al interés superior del niño- como por razones éticas, se impone posibilitar la adopción de quien pueda acoger al niño en su familia, y darle amor, protección y educación. Con esto alcanza. No interesa si en esa familia hay dos papás o dos mamás, aun cuando no sea lo más común. Lo que importa no es que la familia adoptante sea común, sino que se disponga para recibir al niño con amor.

La mejor formación del niño no es patrimonio exclusivo del matrimonio heterosexual. También en la familia heterosexual puede existir violencia, abusos, malos tratos, e incluso inducción a elegir determinada orientación sexual, males que se pretende asociar de modo exclusivo con los niños criados en familias homosexuales. No hay razones suficientes (mucho menos científicas) que hagan desaconsejable la adopción de niños por familias o parejas homosexuales. Ni siquiera debe ser preferible una familia heterosexual por sobre una homosexual por el solo hecho de su heterosexualidad o por su normalidad (estadística).

Una cosa más: aunque no se diga, hoy en día muchos niños son adoptados por parejas homosexuales. La normativa argentina en la materia permite la adopción por parte de personas solteras. Simplemente, uno de los dos miembros de la pareja adopta al niño, mientras que el otro si bien funciona en la vida como padre, no tiene vinculación jurídica con el niño. El niño no puede tener su obra social, ni heredarlo. En caso de una separación de la pareja, el niño podrá perder los vínculos con el padre o madre no adoptante, y sus eventuales derechos de hijo (sin contar los derechos del padre). La crianza de chicos por parejas homosexuales es una realidad que hoy ya existe, que la ley permite, pero que en la forma en que está planteada la institución de la adopción actualmente deja desprotegidos a los propios sujetos a los que la ley busca brindar protección que son los niños. Por todas estas razones, es imperioso sincerar la legislación y permitir la adopción por parte de parejas homosexuales, no solo en protección de los niños, sino también para acabar con los prejuicios y la discriminación en contra de personas por su orientación sexual.

La sanción de una ley que elimine el requisito de distinción de sexos para el matrimonio permitirá solucionar también la problemática de la adopción de niños por parejas homosexuales, en el sentido antes indicado, y esto contribuye a reforzar la necesidad de otorgar la plena tutela que la institución “matrimonio” implica, en contraposición a la “unión civil”. Si personas de preferencia homosexual pueden contraer matrimonio, también entonces podrán adoptar, ya que serán cónyuges (art. 312 CC).

……

BONUS TRACK. El disparador de este post fue uno de Bruno Bimbi, en el que se comentaba la decisión de una jueza de ordenar la provisión de un tratamiento de fertilización asistida a una pareja de lesbianas. En un comentario, Sin Dioses se preguntaba si el lesbianismo es una enfermedad que requería tratamiento, ya que el tratamiento ordenado se fundó en el derecho a la salud. BB le respondió que la fertilización debía entenderse en el marco de un concepto de salud integral. El tema me parece bien difícil, porque no hay dudas que el tratamiento debe otorgarse a quienes tienen dificultades físicas o biológicas para tener hijos. Tal vez puede entenderse la concesión de este tipo de tratamientos a parejas homosexuales como una suerte de acción afirmativa, pero el tema de para pensar y discutir.

29 comentarios:

Carlos Martínez dijo...

una acotación: En Carlos Paz también está la unión civil. Y creo que en un par de municipios más pero la verdad no me los acuerdo!

Lucas A. dijo...

Muy buen post! Se extrañaba! Me parece buenísima la referencia a la doctrina de Plessy vs. Ferguson, che. Abrazo fuerte! MJF is back!

juan dijo...

Buen post, Turkit! Me alegro que estés de vuelta. Sería bueno que le encuentres un balance a la tesis y a la existencia blogueril...

Respecto al post, acá hay un paper que muestra un estudio científico en el que no se encuentran diferencias en los efectos sobre los hijos de parejas homo y hetero. Por el controario, la única variable que tiene una diferencia visible es el desarrollo de la tolerancia (no sólo respecto a orientación sexual sino a todo tipo de diferencia). Los hijos e hijas de parejas homosexuales son más tolerantes con la diferencia (referencia http://ww.felgtb.org/files/docs/5a2fc28a046f.pdf).

Un gusto leerte de nuevo. Abrazo!

FLORENCIA dijo...

Impecable Doc. coincido

Laura Natalia dijo...

Eyyy muy bueno martín, habría que entrarle al tema de la filiación por el lado de la (des)igualdad de los niños/as nacidos de parejas hetero y los de parejas diversas, por el lado sensibilero (si se dice así) digamos, je.
un abrazo

b dijo...

Me gustaron los puntos señalados (progreso + igualdad) pero me parece que hay algunas omisiones. Está muy bien señalar los derechos de los adoptantes pero en verdad creo que en la trama de las adopciones hay una lista de requerimientos que no está contemplada en este artículo y de la cual creo que permanecemos desconocedores tanto el autor del blog como quien escribe. Ese es el punto central que discuto.

También cito:
"Llamar unión civil a un tipo de institución familiar y a otro matrimonio no es tan solo semántica. Es política. Es ideología." Me parece que estas haciendo un uso peyorativo de la palabra ideología y me parece que no funciona siemphe asi porque en la politica justamente se espera que se tomen posiciones y, aun con sus equivocaciones, es la forma en que la sociedad va entendiendose y creando sus leyes.

Mas adelante también definís lo que es el matrimonio en un sentido legal y decís que involucra ciertas ideas de familia. Creo que la definicion de familia no está claro a priori y es un tema crítico para nuestros días en gral y para el tema de la adopcion en particular. Y esto mismo me parece que vale para la idea de matrimonio.

Ahora no sé si lo que voy a decir va en contra del sentido semantico-legal pero me parece que habría que discutir en cuanto si a matrimonio y union civil "no hay razones de peso para no darles el mismo nombre". Me parece que eso es una elaboración por la negativa, cuando habria que ver mejor en qué sentidos positivos coinciden. Vos decís también que "son quienes dicen que no se tiene que llamar igual quienes deben aportar razones suficientes para sostener su posición", creo que eso no es asi, si bien el cambio es esperable y provechoso me parece que es lo que rompe con lo anterior lo que tiene que dar algo nuevo, junto con un por qué (si no es así tal vez viviríamos con legislación dadaísta, de lo cual no estoy seguro que debamos dejar de lado, al menos como ensayo imaginativo).

También me parece un terreno borroso cuando hablás de que "las personas homosexuales no son estériles (per se) y perfectamente pueden tener hijos. No podría impedirse la procreación a personas por su preferencia sexual." Ahí estas hablando de personas y no de parejas, con lo cual venís a hablar de algo totalmente nuevo en relacion a lo que se venía hablando respecto a las uniones civiles=matrimonio (lo cual no aplica en este caso).

En fin, imagino ya responderás o harás otro post, agradezco mucho hayas escrito en criollo.

Un placer escribirle muy estimado caballero.

(Desconozco su propia orientación sexual, ud quiere adoptar?)

Mis respetos y mis más calidos saludos.

Martín Juárez Ferrer dijo...

Estimadísimo b,

invitole a des-sacralizar la cuestión jurídica, y también la cuestión política. Desde puntos distintos, ambas ..."¿disciplinas?" (ni ahí ciencias) se dirijen a la organización de lo que es de todos, lo que todos conformamos, esto, la sociedad. Todos (deberíamos) tenemos voz y voto en esto. Así que, adelante con el debate, solo hacen falta argumentos. Dicho esto, vamos al grano:

*No hago uso peyorativo de la palabra ideología, tampoco de la palabra política. Solo quiero remarcar: esto NO es ciencia. Es opinión, es opinable, es doxa. Lejos está de ser ciencia. Lo digo para desacralizar, para derribar esas falsas ideas de que cuando comienza la vida es algo científico y todo ese blablablá. La política es opinión, es el ámbito de lo discutible. No hay 2+2, ni PiR2.

*Sobre la definición de familia, creo que la definiría como la agrupación de personas vinculadas por lazos de sangre o adpotivos, en los que dos personas deciden vivir y formar hijos. También hay familias monoparentales, familias formadas por madres solteras, padres viudos, parejas delmismo sexo con hijos de uno de los cónyuges, etc... Pero la idea da vueltas por ahí. No creo que la "definición" en el sentido aristotélico ayude mucho. Precisamente por que en cada definición también hay un acto autoritativo, un x que reclama que el uso de la palabra p debe ser q y solo q. y esa decisión mi querido es política.

*separar matrimonio y unión civil, aun si les dieramos los mismos efectos y la misma protección, es perpetuar la discriminación de un colectivo de personas ya muy discriminadas.

*elaboración por la negativa? Carga de la argumentación, respondo. Y digo: si querés separar, dame razones. Para igualar, vía libre, esa es (o debiera ser, o la Constitución -art. 16- dice que). Para la igualdad, aplicación automática. Para la distinción, razones. Para la distinción fundada en razones de orientación sexual o género: dame muy fuertes razones. Subrayo muy fuertes. Quien propone la distinción tiene a cargo las razones. I wanna be your guest.

* respecto de la procreación por personas homosexuales, me estoy refiriendo a la fertilización asistida, y ese tipo de tratamientos muy costosos que el colectivo BLGTT le reclama al Estado que le provea, aun cuando me parece debatible y complejo. Y ahí si es un terreno donde hay que dar razones para ambos lados, porque la navaja pasa por la dicotomía "salud / enfermedad" y ante la falta de enfermedad, cabe preguntarse por qué habríamos de habilitar la puesta en marcha del servicio médico. Mi respuesta: quizás a modo de reparación o de acción afirmativa (como los cupos de negros en EEUU, o los cupos de mujeres en cargos electivos acá).

te mando un abrazo fortísimo,

T

PS: sos b desde las tierras de la coca cola, claro está.

Martín Juárez Ferrer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Hola martin !

Che solo voy a opinar sobre unos poquitos puntoss, dos sobre la forma, uno solo sobre el tema en cuestión

Primeroo .. No me parece muy bueno pensar que los argumentos de los demas son prejuicios homofobicos ( como decis en homosexualidad y filiacion) Creo que es muy dificil llegar a un concenso si se califica a las ideas de las demas personas de "prejuicios". No me gustan esos juicios a priori, menos aun cuando son despectivos de las demas... Y sin duda desmerece lo que escribis, porq si con tanta facilidad desprecias lo que dicen los demás, no estas siendo una persona muy concensual ni abierta ni desprejuiciada
como criticas vos de los demas

Segundo creo que no corresponde otorgarle el mismo nombre (me refiero a matrimonio y union civil entre homosexuales)Creo que son dos cosas distintas, y se esta igualando algo que no es igual, por que simplemente el matrimonio es la union amparada por la ley de dos personas de distinto sexo... Este es un concepto tradicional ( nadie me puede decir q no es asi), y creo que debe darsele mas respeto a la tradicion de nuestra cultura española y catolica-cristiana. Veo continuamente que se da muchisima importancia a las tradiciones de "los pueblos originarios" o de otras culturas, pero la cultura de más de mil años española y cristiana que tiene la Argentina se desprecia continuamente. Obviamente este argumento para vos no parece "razon suficiente", pero no haces nada para probarlo, pero si lo es, es NUESTRA CULTURA, NUESTRA TRADICIÓN, y si tiene tanta importancia... Si no la tiene tampoco respetemos las tradiciones de los demás pueblos originarios, o de los musulmanes (mmm no creo q esto sea algo muy querido, o no ??) No hay problema de diferenciar lo q es diferente, por q lo es:

varon + mujer no es lo mismo que varon + varon/mujer + mujer.

No creo q deban tener menos derechos, ni que deban ser discriminados. Creo q sus uniones deben estar amparadas por la ley. Pero no creo que deba darsele el mismo nombre por q no es lo mismo. ES simplemente el principio de identidad.

Por ultimo, respecto a la adopción. Creo que el hecho de calificar de prejuicio al que piense distinto de vos, es igual al prejuicio que hace cuando decis que "no interesa si en esa familia hay dos papas o dos mamas". Haber vos que afirmas que no hay consecuencias sobre el chico demostralo, mostra los estudios sicologicos...
No creo que no deban adoptar, solamente no quiero hacer un "prejuicio", quiero hacer un analisis profundo sobre el tema, no expresar solamente mi ideologia.



T mando un abrazo loko !!
gg

Anónimo dijo...

gg: o sea que porque algo forma parte de la tradición debemos mantenerlo? ¿No habrá que ir un poco más hondo y analizar si ese algo vulnera o no derechos de x personas y de acuerdo a eso ver si lo mantenemos o no?

Fran.

Anónimo dijo...

Hola fran

respondo tus dudas:

Si, por lo general aquellas tradiciones, q no son malas ni afectan a otras personas, se mantienen (de hecho, q sea una tradicion implica q es seguida por muchisimas personas, respetada y valorada, sin necesidad de coerción) Pero no estoy hablando de una tradición cualquiera. Estoy hablando de nuestra cultura como pueblo, como nación, a eso hago referencia... Simplemente con analizar la historia del matrimonio para darnos cuenta que es parte de nuestra cultura (desde que somos País existe el matrimonio, ni hablar desde la epoca de la colonia)Sin duda su regimen ha ido evolucionando ( en los aspecto patrimoniales o en el aspecto de la capacidad de la mujer que estaba ligada al conyuge varón), pero su esencia se mantuvo. Y creo que debe mantenerse por lo motivos q t exprese.

Respecto a lo segundo, no creo que se vulnere ningun derecho no denominando matrimonio a la union civil entre personas homosexuales, por que son dos cosas distintas: una es la unión entre personas de distinto sexo, la otra es union entre personas de igual sexo... NO es lo mismo, por ende merece otra denominación (quizas pueda tener los mismos derechos y deberes q otorga el matrimonio, pero eso es otro tema... pero eso si seria discriminación: q no se le otorgen las mismas obligaciones y deberes)

Es posible q me equivoque, pero no logro ver q derechos se vulneran respecto a la denominación, en especial el derecho a la igualdad, porq simplemente no es el mismo presupuesto factico. ¿Puede ser que una persona de origen gales q vive hace mucho en el pais se concidere discriminada, porq una persona q pertenezca a un pueblo originario, al cual se le garantiza una educación bilingue e intercultural en la constitución, y a el no? Seguramente podra sentirse discriminado, pero no tendra fundamentos, ya que no son lo mismo: un inmigrante gales que un tehuelche ... simplemente no son lo mismo, no son lo mismo.

Anónimo dijo...

A ver, la situación sería la misma, los derechos serían los mismos, las obligaciones serían las mismas, pero según vos deberíamos darle nombres diferentes. Creo que eso se debe a que en definitiva consideras diferentes a esas personas gays que deciden casarse. Y eso es lo que no me parece que esté bueno.

Fran.

Anónimo dijo...

Fran
intente mostrarte como la situación/base no es la misma (hombre mas hombre no es lo mismo q mujer mas hombre)y por ende no corresponde la misma denominación. Del mismo modo se denomina hijo matrimonial y extramatrimonial a aquel que nace dentro o no del matrimonio: la pregunta es: ¿Hay discriminación porq se les otorga diferente denominación, a pesar de que tengan los mismos derechos en virtud del art. 242 del C.C. ?
Sin duda que no hay ningun discriminación ,porq el hecho de que tenga los mismos derechos no impide que se los denomine de manera diferente.

Sí es la misma calidad d humano (hombre y mujer, hetero u homosexual, matrimonial o extramatrimonial)y por ende si deben tener los mismos derechos y deberes...

Y sobre lo ultimo q pones, realmente quisiera q me expliques cuando exprese algun tipo de diferencia... Pero si... Creo q SI son diferentes las personas homosexuales, por q soy heterosexual, y si veo la diferencia... y no veo nada d malo en esa diferencia... Del mismo modo veo mi diferencia con una mujer por q soy varón... Claro que hay diferencias (por q todas las personas las tienen), pero NO creo que exista ninguna diferencia ESENCIAL entre una persona homosexual y otra hetero, por que soy catolico y considero que TODOS son hijos de Dios, y soy un persona de Derecho y creo q TODOS tiene los mismos derechos sin importar sus preferencias sexuales.

Espero haberte respondido. un abrazo

Anónimo dijo...

La situación base son dos personas que quieren casarse. Si de esa unión van a nacer derechos y obligaciones similares, no veo porqué deberíamos nombrar esa situación base idéntica con nombres distintos, sólo porque en un caso es m+v y en el otro es m+m o v+v. Pretender denominar distinto a lo que es igual es discriminación. Y es ahí en donde expresás diferencia: les vamos a dar los mismos derechos que el matrimonio hetero, pero les vamos a denominar distinto. Eso para mí es expresar una diferencia (esencial, según tus términos). Si no crees que exista ninguna diferencia esencial entre una persona homosexual y una hetero, sinceramente no veo la razón para que denominemos de manera diferente las uniones esas personas que son esencialmente iguales.

Fran.

CAMINANTE dijo...

Martin, felicidades por la publicacion! Vamos por el buen camino, Abrazo grande.

Anónimo dijo...

Lamentablemente a los diputados dell Frente para la Victoria y a nuestra presidenta le interesa más sacarse una linda foto con el Papa a dar el quorum necesario para reformar el Código Civil. Lo de Macri, una farsa. Solo gente muy igenua podria pensar que realmente iba a realizar alguna accion seria en defensa del matrimonio gay.lesbico...

La máxima del derecho burgues ("todos somos iguales ante la ley")es nuevemente y cotidianamente violado por los politicos y abogados burgueses, para preservar a la familia burguesa (amén)...

Pepe Alviar

Anónimo dijo...

Me parece que este tema es discutir sobre gustos o colores. Hay argumentos igualmente buenos en todas las posturas.

Personalmente no concuerdo con los matrimonios del mismo sexo, pero tampoco voy a salir a combatirlos si los consagran legislativamente.

Destaco asimismo tanto afan de progreso para unas cosas, y a la vez la ley 24.779 sigue negando la adopción simultánea a los concubinos aunque sean heterosexuales: arts. 312 y 337 inc. b) del codigo civil.

Anónimo dijo...

Y por qué limitarlo a dos personas, se podría preguntar desde otra perspectiva...

b dijo...

¿ud sugiere q no es necesario q en el dni se especifique género? (siendo q todos somos iguales ante la ley)

quiere ud adoptar?

ha empezado ud un muy feliz año nuevo? asi se lo deseo

los más cálidos saludos.
ósculos

Ava dijo...

Hola tincho!
paseaba por aquí y me topé con esto... es un tema álgido, obviamente, pero coincido con gg en que si se posiciona a quien tiene una visión diferente de la propia en la vereda de la discriminación, corremos el mismo riesgo de caer en el maniqueísmo que caracteriza al jefe de gabinete en sus declaraciones a la prensa.
"Pretender denominar distinto a lo que es igual es discriminación" (Fran), es cierto, pero no es segregación. Discriminar no es lo mismo, es diferenciar, y no está mal hacerlo. Pretender que todo es lo mismo, o "es igual", es una posición que puedo respetar, pero creo que tiene muchas chances de caer en un relativismo. No comparto la segregación, el separar al otro porque no me cabe, o porque es distinto. De igual manera no comparto el segregar o tachar de "discriminador" (por usar el mismo termino) a quien piensa que se habla de cosas diferentes.
Espero no haberme enredado, me animé a escribir a las 12:30 y de un tirón. Mis disculpas por la pobre calidad de mis líneas y mis más cálidos abrazos, amigo.

Jackie Big Tits dijo...

Mola la frase debajo del título del blog, muy buena y cierta. Por favor haced entradas más cortas, hay gente que no poseemos tiempo necesario para leerlas enteras...

duenda_descalza dijo...

Me parecen muy interesantes los temas que escribes. Aca en Chile la verdad la gente esta muy cerrada a tratar y hablar estos temas; se agradece que escribas.

te sigo!

Dana Eva dijo...

Es la primera vez que me cruzo con tu blog y es uno de esos que van derechito a Favoritos. Totalmente de acuerdo con usted. Saludos

Anónimo dijo...

chotinn increiblee lo q escribiste me encantooo como siempre!! ya lo lei hace muchoo,asi que estoy a la espera d tu proximo post jaja beso grande amigoo !!
Minima.

Anónimo dijo...

A riesgo de simplificar much la discusion, pienso:
hablar de "la tradicion y la cultura" no es universalizar el sentimiento de un grupo? no se si mayoritario o minoritario, porque no hay datos ciertos al respecto, pero es lo mismo. Imponer mi moral, mi cultura y mi tradicion al resto, no me parece correcto. Dar la oportunidad de que cada uno haga lo que le parece correcto, si no daña al resto, me parece excelente. Produce algun efecto negativo llamar matrimonio al regimen legal aplicable, sean los contrayentes del sexo que sean? creo que no, no se daña, ni se afecta a nadie. Puede gustar mas o menos, pero no genera ningun efecto negativo. Genera algun efecto positivo? si, contribuye a la integracion de personas con diferentes posturas.
Por otra parte, es mas que saludable q casi no se pone en tela de juicio la necesidad de igualar en derechos a las parejas sea cual sea la eleccion sexual.
Javier

Estela dijo...

EXCELENTE, un saludo y nos leemos.

Amy dijo...

I appreciate your PO very much the picture with the article. Continues to refuel!!

Anónimo dijo...

que conservadores que somos !...y me incluyo!! Cuanto blablabla sobre respeto, derechos y deberes y queda completamente destruido con un chiste seductor de el satrapa de turno, a veces se me ocurre que si respetar el derecho a la vida, algo elemental fuera debatido con iguales reservas y conjeturas, llegaríamos a la conclusión de que no matamos porque tememos a la ley que ordena que nos metan en cana cuando lo hacemos. Como me cuesta aceptar lo diferente ! y lo que sé fehacientemente que tengo que respetar.

Anónimo dijo...

Multi-doxa: Un topico revolucionario que afecta las mismísimas raíces de nuestra constitución social ( con que pedazo de frase comencé jo jajaja)...pero debo continuar..., cuando aludo a nuestra sociedad, lo hago lato o sea amplísimo!, viste!, considerando todas las culturas que sobreviven en nuestro planeta... y su consiguiente progreso..., traspolando con algunas conversaciones con compañeros de trabajo (gente que dice tener lecturas varias...) y sale al ruedo este tema, la introducción suele ser un poco "trabajosa" - según el sexo predominante (...al menos es que voluntariamente se denuncia) de los presentes...en cuyo caso estamos frente a innumerables paradojas, pero quiero comenzar de una buena vez porque tengo la impresión que de seguir en este tren, voy a agotar la paciencia de mi supuesto y desprevenido lector...voy al hueso !, Sí para el caso de marras, se trata de un grupo de hombres.....